Acercar la cultura al sector más vulnerable: los niños

La cultura hace al hombre algo más que un accidente del Universo. 

André Malraux  

 

 

El 30 de abril se festeja el Día del Niño, establecido en México en 1924 por el presidente Álvaro Obregón y cuyo objetivo es recordar que los niños son el colectivo más vulnerable y los que más sufren las crisis y los problemas del mundo, por lo que hoy y siempre se exhorta a trabajar día a día por el bienestar y desarrollo de los infantes.  

Esta entrega va dirigida a los niños, y muy especialmente a sus padres. 

Características primordiales de los seres humanos son “razonar” y “sentir”; esto ha provocado que el hombre y la mujer hayan generado conocimientos y expresiones artísticas a través de sus ideas y emociones, es decir, hayan “creado cultura”. 

El Diccionario de la Real Academia Española define la cultura como: 1. Cultivo; 2. Conjunto de conocimientos que permite a alguien desarrollar su juicio crítico; 3. Conjunto de modos de vida y costumbres, conocimientos y grado de desarrollo artístico, científico, industrial, en una época, grupo social, etc.  

La palabra “cultura” está basada en el término latino “cultūra” utilizado por Cicerón, quien escribió acerca de un “cultivo” del alma, empleando una metáfora agrícola para describir el desarrollo de un alma (pensamiento, palabra, obra) filosófica, como uno de los máximos ideales para el desarrollo del ser.  

La cultura es un proceso en el cual interactúan una serie de elementos como: conocimientos, creencias, valores, arte, educación y toda clase de habilidades y hábitos adquiridos por los seres humanos. 

Es en el Antiguo Egipto donde comenzó la cultura a través de la educación, sobre el 3,500 a. C. En casa los mayores inculcaban a los pequeños las ideas sobre el mundo, la religión y cómo comportarse con los dioses y la sociedad. Había diferencias en la educación dependiendo del sexo; las niñas tenían que aprender a cantar, bailar y tocar instrumentos musicales.  

La Antigua Grecia fue una base importante para la política, la educación, la filosofía, la ciencia y las artes occidentales. Aquí aparece la paideia (técnica de preparar al niño). Las materias que se estudiaban eran el trivium (gramática, dialéctica y retórica) y el quadrivium (aritmética, geometría, música y astronomía). 

En la antigua Roma a la mayoría de los niños se les enseñaba a tirar lanzas, usar una espada, cazar, nadar y montar a caballo. A las niñas se las educaba en casa, para llevar bien un hogar. Ambos aprendían a leer, escribir, matemáticas básicas y las lecciones era memorizadas.  

En la Edad Media la principal influencia en la cultura la ejerció la iglesia. La idea era que el Hombre es el centro de todas las cosas y lo que se buscaba era la relación de éste con Dios. Las niñas no estaban excluidas del sistema escolar, pero éste estaba dirigido a los varones.  

En la Edad Moderna nace el humanismo, siendo el Hombre la medida de todo. Éste pudo investigar, pensar y cuestionar, sin dejar de creer en Dios. El Hombre se hace más reflexivo y se formar como un individuo libre. La educación de la mujer casi siempre es autodidáctica.  

En el siglo XX la mayoría de la población era analfabeta. Más del 80% de los colegios estaban en las ciudades, en un país donde el 70% de la población vivía en el campo. La educación se basaba en las necesidades y en las potencialidades del niño, más que en las necesidades de la sociedad o en los preceptos de la religión.  

Cuando uno habla de cultura, regularmente la asocia a la educación, historia, desarrollo artístico y científico, modos de vida, costumbres, en una época y grupo social. Por lo que es difícil que eso le interese al niño.  

La visión de la cultura en los niños debe tener como fin instruirlos sobre los elementos que conforman la sociedad en la que ellos se desarrollan, por ejemplo: Símbolos, Personajes históricos, Religión, Costumbres, Creencias, Literatura, Historia, Música, Arte, etc. 

En la cultura infantil se debe incorporar una parte de fantasía y magia para lograr una mayor motivación e interés en ello. Este proceso se profundiza en la casa y en la escuela; a través de las materias los niños acceden a diferentes aspectos de su cultura. 

Los principales productores de cultura en los niños los vemos en: a) la Literatura infantil, ya que ellos son muy propensos a escuchar historias, sobre todo si cuentan con elementos de fantasía y magia; b) Contenido audiovisual, los niños absorben rápidamente lo que ven en la televisión, el cine o en Internet; es propicio presentar historias educativas y entretenidas y para acercarlos a la diversidad cultural de su comunidad; c) Música, las canciones infantiles y los bailes son un conducto para transmitir conocimientos a los niños; d) Arte, a través de imágenes disponibles en libros, revistas o sitios de internet, lo cual permitirá al niño tener una representación gráfica mental de civilizaciones o sucesos pasados. 

Si realizamos lo anterior desde una edad temprana, es posible despertar en los niños cierto interés por alguna actividad o por conocer más y adentrarse en algún tema.  

Es importante que el niño conozca aspectos relevantes de otras culturas y que sepa aceptarlas, tolerarlas y respetarlas. 

Es así, amable lector, que la cultura es algo que debemos preservar, cuidar, transmitir y acercar, fundamentalmente a los niños, ya que fortalece la razón (cerebro) y el sentimiento (corazón), además de tener un origen ancestral y estar creada por los seres humanos, es decir, por nosotros.  

 

 

Jorge A. Rodríguez y Morgado 

Twitter @jarymorgado 

jarymorgado@yahoo.com.mx 

Compartir

About Author

Related Post

blog-grid

La cultura popular

blog-grid

Carta del Editor

blog-grid

Carta del Editor

Leave us a reply