Hallar la paz interior mediante el arte y la cultura

La paz viene de adentro, no la busques afuera.

Gautama Buddha

 

La aparición del virus SARS-CoV-2 causante de esta terrible enfermedad llamada COVID-19, provocó que mucha gente se quedara en casa, modificando totalmente su estilo de vida. Lo cual generó cambios en las personas, a grado tal, que en muchas de ellas se presentó ansiedad y angustia, llegando en algunos casos hasta la depresión.

Han sido cerca de dos años y medio de incertidumbre y temor, puesto que más de 330,000 personas, según cifras oficiales, han perdido la vida en nuestro país, vamos en la quinta ola y no hay visos de que esto esté próximo a terminarse o que se minimice, por lo que debemos acostumbrarnos ya a vivir con el virus, y la humanidad está nerviosa e intranquila .

Por ello, la gente necesita de satisfactores para recobrar la paz interior o paz mental con la cual creía contar antes de la pandemia. Una forma de recobrarla, se aprecia, ha sido refugiándose en el arte y la cultura, puesto que esto espiritualmente da tranquilidad a la persona para mantenerse fuerte frente a la ansiedad, depresión o el desequilibrio emocional.

El arte y la cultura son formas de expresión creativas en la que los seres humanos manifiestan y representan sus emociones, sentimientos, experiencias y la percepción de lo que les rodea, enviándonos, a través de sus obras, un mensaje, el cual ha salido de lo más profundo de su Ser, por lo que es importante descubrirlo.

Mensajes enviados a través del arte y la cultura mediante la pintura, escultura, literatura, danza, música, cine, folklore, gastronomía, etc., que sólo serán descifrados si se vibra en la misma frecuencia, porque una cosa es sólo ver o escuchar y otra es emocionarse y aflorar un sentimiento, y cuando esto ocurre estamos en el camino.

Contamos con cinco sentidos externos (vista, oído, olfato, gusto y tacto) que nos permiten percibir sólo una parte del mundo exterior en que vivimos. Para llegar a lo más profundo de nosotros se requiere el desarrollo de los sentidos internos (imaginación, comprensión, percepción, memoria y juicio, respectivamente) y esto sólo se logra mediante el acercamiento al arte y la cultura.

Ello nos dará la posibilidad de comprender el mensaje que el Ser interno del artista trata de enviarnos.

COVID-19 nos ha enseñado a buscar dentro de nosotros mismos, es un verdadero maestro, ya que confiere las energías suficientes para que aquellos que están en soledad, reflexivos, consigan esos estados de conciencia que tratan de despertar sus potencialidades latentes y en consecuencia llegar a comprender el aforismo griego inscrito en el pronaos del templo de Apolo en Delfos: “Conócete a ti mismo y conocerás el Universo y a los dioses”.

Se sabe que el Ser humano está conformado de tres niveles: espíritu (bondad), alma (verdad) y cuerpo (belleza). La espiritualidad es una experiencia que nos ayuda a manejar y equilibrar nuestro estado de ánimo y ello brinda un sentido de existencia, esperanza, temporalidad y fortaleza, por lo que este virus y su enfermedad nos vinieron a mostrar el apego total a la materialidad y el desapego a los otros dos niveles, sobre todo a lo espiritual.

Para llegar a lograr el cambio interior, COVID-19 obligó a una gran parte de la humanidad a estar en soledad, a aislarse; y ese solo hecho dio la posibilidad de que nos adentráramos en nuestro Ser, a lo más profundo de nosotros, lo que nos llevó a estar en nuestra propia compañía, a detenernos y reflexionar sobre si estoy satisfecho con lo que hago o lo que me gustaría cambiar de mí mismo.

COVID-19 ha actuado como un verdadero maestro, en virtud de que ha hecho cambiar la percepción de la humanidad sobre el papel que tiene en este mundo terrenal, así como la importancia que debe adoptar el Ser humano en un futuro cercano, puesto que ya nada será igual, deberá encontrar algún espacio para darse el tiempo a sí mismo y buscar el desarrollo espiritual.

Y no hay mejor forma de encontrar ese desarrollo espiritual y de contrarrestar los efectos de la soledad y el aislamiento, que actuando o sanando a través del arte y la cultura. Por medio de estos se logra liberar emociones, lo que conlleva a encontrarse y exteriorizar lo mejor de cada uno.

El practicar, el conocer, el aceptar y el respetar el arte y la cultura, son las bases fundamentales para llegar al objetivo que tanto es anhelado en estos momentos por la humanidad: la paz mental.

 

Jorge A. Rodríguez y Morgado

Twitter @jarymorgado

jarymorgado@yahoo.com.mx

 

Compartir

About Author

Related Post

blog-grid

La cultura popular

blog-grid

Carta del Editor

blog-grid

Carta del Editor

Leave us a reply