El cine: magia y esplendor

El cine no es un trozo de vida, sino un pedazo de pastel. 

Alfred Hitchcock 

 

Desde la más remota antigüedad el hombre ha tenido la necesidad de comunicarse. Muestras de ello fueron el habla y las señas, consideradas éstas como los primeros sistemas de comunicación interpersonal.  

Las pinturas dejadas en las cuevas, las figuras inscritas en arcilla o piedra y la transmisión de información de boca en boca, son ejemplo de la necesidad del ser humano de dejar testimonio de sus experiencias y tratar de transmitirlas a las generaciones futuras. 

Estas formas de expresión se complementaron con la escritura, un sistema de comunicación que resultaba efectivo y que podía perdurar, dependiendo del tipo de material en donde se realizara la inscripción.  

Más tarde hace su aparición la fotografía, cuyo concepto básico ha existido desde el siglo V a. C. Este arte nació en el siglo XI, cuando un científico iraquí desarrolló la Cámara Oscura.  

La invención de la Cámara Oscura se atribuye a Aristóteles (384 a. C – 322 a. C.), quien buscaba una manera de confirmar sus teorías sobre la luz y la sombra y realizar con ella el estudio de los eclipses de Sol.  

Aristóteles la describió de la manera siguiente: “Se hace pasar la luz a través de un pequeño agujero hecho en un cuarto cerrado por todos sus lados. En la pared opuesta al agujero, se formará la imagen de lo que se encuentre enfrente”. 

La fotografía, como se conoce en la actualidad, comenzó a finales de la década de 1830 en Francia. Joseph Nicéphore Niépce utilizó una cámara oscura portátil para exponer a la luz una placa de peltre recubierta de betún. El experimento de Niépce llevó a una colaboración con Louis Daguerre. El resultado fue la creación del daguerrotipo, un precursor del cine moderno.  

El nacimiento formal del cine fue el 28 de diciembre de 1895, fecha en la que los hermanos Auguste y Louis Lumière proyectaron, en una función pública, en el Salón Indio del Gran Café de París, varias escenas de la vida cotidiana de su tiempo a través de diez películas muy cortas, entre ellas: Salida de los obreros de la fábrica Lumière, El regador regado (pionera de las películas cómicas), La llegada del tren (que provoca el pánico entre los espectadores), La demolición de un muro y La partida de un barco. 

Etimológicamente la palabra cine es un acortamiento de “cinematógrafo”, palabra que viene del francés cinématographe, y que se compone de las palabras griegas kínema -movimiento, película- y graphein -grabar, escribir-, con el significado final de “el que graba películas”. 

La cinematografía tiene la capacidad de representar la realidad con la combinación de música, color, personajes e historias. Una producción donde la hermosura y la narrativa son uno, es decir, arte. 

El cine ha evolucionado enormemente. De la primera etapa de cine mudo se pasó al cine sonoro, y de allí al cine a color. Actualmente se han desarrollado, además, el cine digital y el cine 3D y 4D. 

El cine pertenece a ese conjunto de manifestaciones artísticas de naturaleza creativa y con valor estético denominadas bellas artes. La clasificación de las siete bellas artes es: la pintura, la escultura, la literatura/poesía, la música, la danza, la arquitectura y el cine, última disciplina en incorporarse. De aquí que al cine se le conozca con el nombre de séptimo arte. 

El cine es el arte de narrar historias mediante la proyección de imágenes; asimismo, es la técnica que consiste en proyectar fotogramas, de forma rápida y sucesiva, para crear la ilusión de movimiento.  

Ha sido tanta la importancia del cine que para reconocer ese arte se crearon los premios Óscar. La primera ceremonia fue realizada el 16 de mayo de 1929 en el Hollywood Roosevelt Hotel de Los Ángeles. 

Con el objetivo de generar espacios de inclusión y participación entre las personas con discapacidades sensoriales se ha creado en Puebla el concepto de “Cine para imaginar”, mediante películas adaptadas para personas con ceguera y debilidad visual a través de audiodescripción, y para personas con sordera o hipoacusia, mediante lenguaje de señas y subtítulos que proyectan en forma escrita lo que es emitido de forma oral. Si no se tiene alguna discapacidad, se otorgan lentes para que el público pueda disfrutar de esa experiencia. 

El cine, amable lector, es el reflejo del tiempo en que vivimos, es la forma en que las sociedades narran sus historias, problemas o circunstancias a través del discurso audiovisual, arte muy apreciado en esta época de pospandemia. 

 

 

Jorge A. Rodríguez y Morgado 

Twitter @jarymorgado 

jarymorgado@yahoo.com.mx 

Compartir

About Author

Related Post

blog-grid

Carta del Editor

blog-grid

La cultura popular

blog-grid

Carta del Editor

Leave us a reply